Skip to main content

Latitud celebra la puesta en marcha de dos proyectos alineados con el lema del Día Mundial del
Ambiente 2024: «Nuestras tierras. Nuestro futuro». Uno se centra en desarrollar una base de datos y
metodología de análisis de ciclo de vida en la construcción, y el otro explora alternativas de
descarbonización en la industria cementera, promoviendo prácticas sostenibles para un futuro más
verde.

Ambos proyectos, presentados por investigadores de la fundación, fueron seleccionados por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII) en la convocatoria 2023 del Fondo Sectorial de Energía.

Un día para renovar compromisos
El 5 de junio, como es habitual, se celebra una nueva edición del Día Mundial del Ambiente, una
fecha dedicada a fomentar la acción ambiental y la sensibilización sobre la importancia de cuidar
nuestro planeta. Este año, el lema es “Nuestras tierras. Nuestro futuro”, una consigna que subraya la
urgencia de proteger nuestros suelos para asegurar un futuro sostenible.

Según la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, hasta el 40% de las zonas terrestres del planeta están degradadas, lo que afecta directamente a la mitad de la población mundial. El número y la duración de los períodos de sequía han aumentado un 29% desde el año 2000 y, si no se toman medidas urgentes, las sequías podrían afectar a más de tres cuartas partes de la población mundial en 2050.

Las emisiones de carbono, principalmente en forma de dióxido de carbono (CO 2 ) y otros gases de efecto invernadero (GEI), contribuyen al calentamiento global. Este calentamiento altera los patrones climáticos naturales, aumentando la frecuencia y severidad de fenómenos extremos como las sequías.

Hacia una construcción más sostenible
En este contexto, Latitud celebra el financiamiento y la puesta en marcha de dos proyectos que, desde distintas aristas, buscan contribuir a contrarrestar esta problemática.

Por un lado, junto con el Centro de Producción más Limpia de la Facultad de Ingeniería de la UM, Latitud fue seleccionado por el Fondo Sectorial de Energía para desarrollar una base de datos y metodología para el Análisis de Ciclo de Vida (ACV) en la industria de la construcción. El proyecto aborda uno de los mayores desafíos ambientales: las emisiones de GEI en la construcción.

De acuerdo con el World Green Building Council, los edificios son responsables del 39% de las emisiones de carbono globales, y una parte significativa de estas emisiones proviene de las fases de fabricación, transporte, construcción y desmantelamiento de los edificios, conocidas como emisiones de carbono incorporado. Estas emisiones, históricamente ignoradas, representan aproximadamente el 11% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

El proyecto, impulsado por Latitud, busca comenzar a generar una base de datos local para el ACV de productos y servicios de construcción con factores de emisión de GEI, utilizando la experiencia de Finlandia y la iniciativa Life Cycle Initiative de ONU-SETAC como referencia.

Generar información para los procesos desarrollados localmente permitirá tener una estimación más realista de las emisiones de GEI asociadas a la industria de la construcción nacional.

En esta instancia, con el apoyo de expertos del VTT de Finlandia y basados en los estándares internacionales del sector específico, se desarrollará una metodología de cálculo adaptada a las condiciones locales, que permita evaluar y reducir las emisiones de carbono incorporado en la
construcción.

Descarbonización en la industria cementera
Por otra parte, Latitud trabajará en otro proyecto titulado: Descarbonización industrial: un paso necesario hacia la carbono-neutralidad. Este proyecto se aplica a la industria cementera, uno de los sectores más desafiantes en términos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En Uruguay, la producción de cal y cemento representa casi la totalidad de las emisiones de CO 2 del sector industrial y cerca del 7% de las emisiones totales del país.

Este proyecto explorará alternativas favorables a la descarbonización, como el uso de arcillas activadas para sustituir parcialmente el Clinker, la desfosilización mediante combustibles neutros en carbono y la electrificación del proceso de calentamiento del horno rotatorio.

Además, se investigarán tecnologías de captura de carbono, esenciales para lograr una descarbonización total del sector.

Con estos proyectos, Latitud reafirma su compromiso con la protección del ambiente y la promoción de prácticas sostenibles que aseguren un futuro mejor para nuestras tierras.

Leave a Reply