Skip to main content

En el marco del Día Mundial del Reciclaje, celebramos los avances del proyecto que busca revalorizar las lanas gruesas en Uruguay. Esta iniciativa, liderada por Latitud y la empresa Tops Fray Marcos, que cuenta con el apoyo de ANII, tiene como objetivo desarrollar mantas térmicas a partir de lana gruesa para su uso en la construcción y la logística.

Tras la fabricación de diferentes lotes de mantas en Tops Fray Marcos y su análisis exhaustivo en los laboratorios de LATU y Latitud, se ha logrado un hito fundamental: la obtención de un lote con resultados satisfactorios en pruebas de conductividad térmica y ensayo acústico. Estos resultados permiten avanzar con paso firme hacia la siguiente etapa del proyecto.

En paralelo a los avances en la calidad térmica y acústica, el equipo de investigación se concentró en dos desafíos importantes: la resistencia al fuego y la protección contra insectos.

El objetivo fue mejorar la respuesta al fuego de la manta de lana pero sin perder competitividad frente a los actuales productos aislantes del mercado.

En lo que refiere al control contra insectos, en pos de evaluar cambios que no pueden verse a simple vista, se probaron varios tratamientos, tanto químicos como físicos en colaboración con otras instituciones.

Se llevó adelante el análisis superficial de las mantas tratadas tanto por microscopía electrónica de barrido en Facultad de Ciencias como por microscopía de fuerza atómica en el Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable, (IIBCE).

Dada la relevancia de evaluar la efectividad de los distintos tratamientos frente al ataque de polillas, se decidió desarrollar el método de ensayo según normativa internacional en Latitud para realizar las evaluaciones.

Paralelamente, el equipo de investigación está realizando el análisis de ciclo de vida del producto, lo que permitirá evaluar su impacto ambiental desde la extracción de la materia prima hasta su disposición final.

Este proyecto es un ejemplo de cómo la innovación y la colaboración entre la industria y el sector científico-tecnológico pueden agregar valor a los productos uruguayos y contribuir al desarrollo sostenible del país.

Leave a Reply